En la Casa de Dios Hay Pecado

Back to Article
Back to Article

En la Casa de Dios Hay Pecado

Kayla Alcorcha and Celeste Chavez

Hang on for a minute...we're trying to find some more stories you might like.


Email This Story






Lo que generalmente se ha buscado como un refugio, ha resurgido recientemente como una institución misteriosa que ha penetrado la oscuridad y el sufrimiento de muchos de sus seguidores en los últimos 70+ años. A través de la historia, la iglesia católica ha sido contaminada por las revelaciones de numerosos casos de abuso sexual. Esta tragedia se agudizó el 14 de agosto, cuando se descubrió uno de los peores casos en América. Más de 1,000 niños fueron abusados sexualmente en el lapso de 70 años por más de 300 sacerdotes. Cada uno de estos casos tomó lugar en Pennsylvania dentro de las seis diócesis involucradas.

El reporte fue publicado por el Fiscal General de Pennsylvania, Josh Shapiro, después de una extensa investigación de dos años que contenía ejemplos gráficos de niños abusados sexualmente por clérigos dentro de la iglesia. El reporte se basó en gran parte en documentos secretos resguardados por la diócesis que también incluían confesiones de sacerdotes. Estos casos compilaron el reporte más completo y extenso sobre el abuso sexual del clero católico en la historia de los Estados Unidos. Este reporte salió a la luz dos décadas después de dichos abusos y los esfuerzos subsecuentes de cubrimiento en Boston que dañó aún más la reputación e imagen de la iglesia catolica. El ciclo sistemático de abuso, negación, y encubrimiento ha demostrado ser efectivo para los abusadores, hasta ahora. Los obispos católicos ocultaron sistemáticamente el abuso sexual infantil y asignaron a los sacerdotes a parroquias diferentes para evitar el conflicto y el descubrimiento. El padre Ramón Pons de la parroquia de San Vicente de Paúl en Petaluma recuerda la flexibilidad que los obispos tenían en relación con sus responsabilidades y autoridad,

“Había otras reglas sobre sacerdotes y gente involucrada en la comunidad, [como] maestros escolares también por la escuela católica, pero no había nada sobre los obispos. Los obispos son los jefes de toda la diócesis. Ellos no fueron responsabilizados y no había guías de conducta. Fue reportado que había obispos que conocían el problema. Esta es una de las mayores traiciones que una persona puede sufrir,” dijo Pons.

Para una comunidad ligada por la fe y la verdad, los encubrimientos ocurridos dentro de la iglesia católica son una transgresión severa. El padre Pons comenzó a relatar un caso que ocurrió cerca de la comunidad de Petaluma, aunque los crímenes del ex-sacerdote fueron eventualmente descubiertos,

“Hubo un caso hace años en Sonoma. El ex-padre Francisco Xavier Ochoa fue declarado culpable de abuso sexual y huyó a México. Fue una traición para la comunidad hispana porque ellos lo veían como un héroe,” dijo Pons. Ochoa fue buscado por el abuso de diez niños desde el 2006, aunque murió en México un año después, estos crímenes atroces no se han olvidado. Evidentemente, los casos de abuso sexual no se limitan a la Costa del Este.

Sophomore Julia Dietlin compartió sus opiniones sobre los hechos que se han rebelado,

“Creo que es muy inapropiado que alguien que cree en Dios haga estas cosas… Creo que ellos [los sacerdotes] definitivamente están abusando su posición de poder… los sacerdotes deben de representar lo que es bueno y lo que Dios ha hecho por todos,” dijo Dietlin.

El estatuto de limitaciones en Pennsylvania permite que los niños víctimas de abuso sexual presenten cargos penales contra un abusador, siempre y cuando lo hagan a más tardar cuando cumplan 50 años de edad y presenten demandas civiles a más tardar cuando cumplan 30 años de edad. Sin embargo,  los legisladores estatales se encuentran actualmente debatiendo la decisión de eliminar el estatuto de limitaciones penales y extender el tiempo disponible para presentar demandas civiles. Esto tiene el potencial para ser ejecutado a través de SB 261, un proyecto de ley en la cámara de los representantes, que eliminaría la restricción de tiempo para enjuiciamientos y cambiaría el límite para archivar una demanda civil hasta los 50 años. No obstante, un precedente de la Corte Suprema de EE. UU. no permite la extensión de la responsabilidad penal una vez que el límite de estatuto de un caso haya expirado, por lo que las víctimas de 51 años o más no pueden presentar cargos penales. El representante estatal de Pennsylvania, Mark Rozzi, ha compartido su historia personal de abuso sexual por el clero y ha hecho esfuerzos para enmendar la propuesta de ley para crear un periodo de dos años en que cualquier víctima de abuso infantil pueda demandar al abusador, sin que importe el tiempo transcurrido desde que ocurrió el crimen.

El futuro de los cargos criminales sigue en las manos del gobierno federal. Aunque el reporte de Pennsylvania ha revelado décadas de abuso, existe la posibilidad de que aún la iglesia católica esté escondiendo mucho. Si la iglesia católica continuará siendo un santuario o dejará que siga plagado de sospecha y desconfianza para siempre, está aún por determinarse.

Print Friendly, PDF & Email